Me llamo Maite, y entre mis muchas aficiones se encuentra la cocina, viajar y los animales.

En este blog quería compartir con todos los que tengais un ratito para leerme algunas de las recetas de cocina que hago, los sitios que he visitado y algunas otras cositas que me parezcan interesantes.

Tengo que agradecer a muchas personas la ayuda que me han prestado dándome recetas; no quiero nombrar a nadie pues seguramente dejaría fuera a alguien sin querer.

Algunos foros de cocina me ayudaron mucho en mis comienzos, y aunque ahora no participo en ellos sigo dándoles las gracias por los conocimientos que compartieron conmigo, y por las buenas amistades que me han quedado de esa época.

El blog lo inicié ya hace unos años, pero por diversos motivos lo he tenido abandonado bastante tiempo. Ahora tengo ocasión de volver a compartir mis experiencias con vosotros.




martes, 6 de noviembre de 2007

El acueducto de Segovia





.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.


No hay suficientes documentos ni inscripciones como para asegurar el origen de la construcción del acueducto de Segovia, y ha sido atribuido a Trajano, Claudio, Nerva o a Dominicano. Lo que se puede asegurar es que su construcción se realizó a finales del siglo I o principios del siglo II.
Los sillares son de granito (piedra berroqueña) labrados toscamente y colocados en seco (no están unidos por masa ni por cemento alguno), y con un número cercano a los 25.000. El ático es de mampostería y en su interior se encuentra el canal, rodeado de hormigón romano e impermeabilizado.
Es una obra maestra de la ingeniería, pues se mantiene por el equilibrio perfecto de fuerzas sin utilizar cementos.
Nace a unos 18 kms. de Segovia, en la Acebeda, donde recoge las aguas del río Frío. La primera parte de la construcción es sencilla, se llega a una cisterna donde se almacena el agua y luego se conduce el agua a una segunda torre donde se limpia. Continúa la construcción y ya llegamos a la parte más conocida del acueducto, donde se forman dobles arquerías que van aumentando de tamaño hasta alcanzar una altura máxima de 28,10 metros en la Plaza del Azoguejo.
Los Reyes Católicos restauraron partes del acueducto que habían sido destruidas por los musulmanes; además, sustituyeron a los dioses paganos romanos por imágenes de San Sebastián y la Vírgen.

No hay comentarios: